• Ana.

Los cuatro peores enemigos de tu piel

Actualizado: 7 de sep de 2018



¿Notas tu piel más deshidratada, más irritada?

¿Arruguitas y nuevas manchas?

¿Vives en la ciudad?


¿SÍ? estos síntomas son signos potenciales de envejecimiento prematuro.

Tu piel tiene que defenderse de un arsenal de enemigos “invisibles” a diario. Agresiones continúas que día tras día dejan mella en nuestro rostro. Son las causantes del 80 % de los signos del envejecimiento.

Si no te defiendes de esas agresiones aparece la deshidratación, el envejecimiento prematuro, falta de luminosidad, irritación… Lucha contra tus enemigo con la ayuda de tus aliados en cosmética anti-polución.


ENEMIGO Nº1  LA CONTAMINACIÓN ATMOSFÉRIC



Uno de los mayores enemigos que las pieles urbanitas tienen que soportar a diario.

La piel acusa enormemente la exposición a la mala calidad del aire: El ozono superficial O3, dióxido de nitrógeno, óxido de azufre, humo del cigarrillo… Dentro de estos contaminantes son las partículas en suspensión PM2.5 las que suponen la mayor amenaza para la piel, debido a su tamaño (20 veces más pequeño que los poros humanos).Estas partículas penetran con fácilidad hasta las capas más profundas de la piel debilitándola, la función de barrera se daña, los poros se obstruyen y, literalmente, ésta se asfixia. Una piel asfixiada es incapaz de regenerarse.



ENEMIGO Nº2 LA CONTAMINACIÓN SOLAR



ULTRAVIOLETA, UVA, UVB, INFRARROJOS y LUZ VISIBLE

Visibles o invisibles nos exponemos a los rayos solares durante todo el día, mayoritariamente en el exterior aunque algunos de ellos pueden atravesar las ventanas.

Aunque son necesarios para el buen funcionamiento del organismo, sus efectos dañinos son también importantes.

La energía transportada por los UV es capaz de generar radicales libres en el seno de los tejidos y de las células, que atacan diversos componentes celulares como los lípidos, las proteínas y el DNA.



ENEMIGO Nº3 LA CONTAMINACIÓN DOMÉSTIC



Hay que protegerse también Indoor ya que el 80% de nuestro tiempo lo pasamos en espacios cerrados. La polución también se encuentra en nuestras casas y se acumula mezclándose con otras partículas contaminantes que desprenden los sistemas de calefacción, pinturas de paredes, productos de limpieza.

Similar en composición a la del exterior (partículas finas, metales pesados, COVs…), la contaminación doméstica proviene tanto de las fuentes de calor y climatización, como de materiales de construcción y decoración (pinturas, muebles…) o incluso de productos de limpieza e higiene (sulfatos, champú, detergentes…) fuertemente irritantes, debilitan la barrera cutánea aumentando los riesgos de penetración de otros tipos de contaminantes como PM 2.5 en la piel.


ENEMIGO Nº 4 LA CONTAMINACIÓN DIGITAL



Un nuevo enemigo invisible para la piel se ha colado en nuestras vidas.

Del ordenador al teléfono móvil y del teléfono móvil a la tablet. La mayoría echamos un vistazo a nuestros teléfonos móviles unas 150 veces al día.

6 horas al día, es el tiempo que pasamos por término medio frente a una pantalla de Led. Esta exposición regular y prolongada a la luz azul entraña un riesgo sobre nuestra visión, nuestro sueño y también sobre nuestra piel.

Si la piel no está protegida por los productos adecuados, la luz azul que emiten estos dispositivos, al igual que la contaminación atmosférica por PM2.5, puede penetrar bajo la piel y hacer que los niveles de colágeno y elasticidad desciendan rápidamente.


¿Qué es la Luz Azul?

La luz azul forma parte del espectro solar. Su corta longitud de onda, situada entre 380 y 500 nm, proyecta una gran cantidad de energía, que, aunque en parte es beneficiosa para nuestro organismo, también puede ser perjudicial. No solo es emitida por el sol, sino también por un gran número de fuentes luminosas artificiales como las pantallas de ordenadores, smartphones, tablets, televisiones y las lámparas LEDS.

Sólo una pequeña parte de la luz azul es potencialmente peligrosa, en concreto, la que contiene las longitudes de onda azul-violeta.

¿Cómo nos afecta?

La tez se vuelve más apagada, menos homogénea, aparecen rojeces y se generan hiperpigmentaciones incluso en fototipos altos.

Contrariamente a las radiaciones UV que pueden provocar una quemadura solar rápida y sus consecuencias sobre la piel son en seguida visibles, la agresión producida por la luz azul no es instantánea se generan progresivamente. Es a fuerza de exponerse, y al cabo de un cierto número de años, que va a producirse la hiperpigmentación y la aparición de las arrugas.

ESCUCHA TU PIEL, ¿NECESITAS MÁS RAZONES PARA PROTEGERLA?





7 vistas

© 2018 ana guillén beauty center

politica-de-privacidad.png